jueves, noviembre 26, 2009

Subasta


Lápidas, porterías, ollas o colchones... en la subasta de objetos perdidos de Barajas

Aletas, bidones de agua, medallas de deporte, piscinas hinchables y velas de windsurf. Rosarios, almohadas, vestidos de novia, ollas, carritos de la compra, caza moscas o paracaídas. Porterías, escobillas de WC, radiales, trajes regionales, colchones, belenes, botas de vino, lápidas, volantes de coche e incluso una antena parabólica son algunos de los objetos que viajeros de todo el mundo han perdido en territorio español y que se subastarán en el aeropuerto de Barajas.

En caso de que nadie puje por alguno de los lotes, será subastado en la siguiente ocasión

Será el próximo martes 1 de diciembre, en una de las subastas anuales que Iberia realiza desde 1942, cuando era la aerolínea de bandera española y el Ministerio del Aire la nombró depositaria legal de todos los artículos, equipajes y mercancías extraviadas o abandonadas y no recogidas por los usuarios de compañías aéreas que operen en España. Como los objetos no pertenecen a la aerolínea, Iberia está obligada a subastarlos.

Casi 21.000 artículos

Se trata de objetos de más de 1.500 maletas que nadie ha reclamado en los últimos ocho meses y que, valorados por un tasador oficial, serán subastados en siete lotes distintos con un importe de salida de más de 29.400 euros. El lote más caro es el número 1, formado íntegramente por ropa y con un valor de salida de más de 7.000 euros, mientras que el más barato, el lote número 6 y compuesto de material deportivo, podrá ser adquirido desde unos 2.900 euros.

Son casi 21.000 artículos entre los que también hay calzado, bebidas alcohólicas, libros, comida, tabaco, herramientas de bricolaje, joyas o artículos religiosos. Estarán expuestos al público hasta el 30 de noviembre en un hangar de Iberia de la antigua zona industrial del aeropuerto madrileño. En caso de que nadie puje por alguno de los lotes, será subastado en la siguiente ocasión.

El dinero recaudado se destinará a cubrir los gastos de selección, almacenaje, limpieza y organización de los objetos, labores que realiza una empresa contratada por Iberia. En caso de que haya beneficios, el dinero irá a parar al Ministerio de Fomento.