miércoles, julio 30, 2008

Noria


Viajar en noria se pone por las nubes

Algunos feriantes han congelado los precios para no espantar a una clientela que cada vez pide menos fichas

Por menos de 2,5 euros es ya imposible disfrutar de unos minutos en las atracciones del verano en Galicia

La pala, el saltamontes y la noria marean más que nunca. No solo por las vueltas, sino por los precios que deben pagar los que quieren soltar adrenalina durante los aproximadamente cinco minutos que dura la atracción. El caso es que el importe que marcan actualmente las barracas no contenta a nadie: ni al cliente ni al feriante.

Por un lado, los consumidores califican los precios de abusivos. En las fiestas de O Burgo, Culleredo (A Coruña), los precios de las atracciones suelen oscilar entre los 2,50 y los 5 euros. Dichas cantidades, que se pueden extrapolar perfectamente al resto de las ferias que se realizan por toda Galicia, hacen que la mayoría de los visitantes no se monten, como antaño, más de una vez en las barracas.

Las más baratas son las que reclaman la atención de los pequeños: el scalextric , el tiovivo, las colchonetas... Sin embargo, cuando van a comprar las fichas para sus pequeños, muchos padres se quejan de que los precios han subido: «El año pasado había atracciones por dos euros. Ahora ya no encuentras ni una», comenta Emma Justo, mientras espera que su niña se baje de una de las barracas instaladas en el paseo marítimo de O Burgo. Y es que, en este caso, los padres se ven en muchas ocasiones obligados a ceder ante las súplicas de sus pequeños: «Si tienes un niño nada más, aún te lo puedes permitir. Pero si tienes que pagar la atracción a dos o tres... no les queda otro remedio que subir solo una vez», comenta Mónica Fernández mientras espera que su hija de 4 años baje del scalextrix .

Aunque muchos feriantes mantienen congelados los precios de años anteriores por miedo de que la clientela continúe descendiendo, sí hay atracciones que han incrementado su precio: los coches de choque. Se encuentra entre las atracciones más solicitadas por los asistentes a las ferias y, por ello, el precio de cada ficha ha ascendido cincuenta céntimos, pasando de los 2 euros que costaba hace un año a los 2,50 que cuesta ahora.

Si las dedicadas a los niños son consideradas caras por los usuarios, los precios de las destinadas a adultos se juzgan como «desorbitantes». Y es que todo el que quiera montar en el mítico saltamontes debe abonar 3,50 euros, una cantidad minúscula teniendo en cuenta que el precio de la pala llega hasta los 5: «Con este precio, ya ni me planteo subir. Te sale más barato irte un fin de semana a un parque de atracciones, descargar toda la adrenalina que quieras y montarte cuarenta veces seguidas en lo que quieras», dice Mario Gómez, un vecino de O Temple.

A las protestas de los clientes se suman las de los feriantes, que dicen notar la crisis: «Aunque lo que sacamos en limpio es menos de la mitad de lo que ganábamos antes, no podemos subir más los precios. Notamos que cada vez viene menos gente y nuestros gastos son iguales o incluso más elevados, teniendo en cuenta la subida del combustible», explica Fari García, el dueño de una de las barracas.

1 comentario:

KC dijo...

¿Dónde quedaron esos viajes a cinco duros del Día del Niño? :O

Saludos!